MEBT

Las personas que realizan menor actividad física inciden con mayor probabilidad en desarrollar problemas de salud, relacionado principalmente con el sedentarismo. Por ello la OMS recomienda que en promedio un adulto realice al menos 150 minutos de actividad física aeróbica a la semana, lo cual se traduciría en únicamente 30 minutos de lunes a viernes.

Al igual que en otras ciudades del mundo, en nuestro país se ha favorecido el uso del automóvil, así como la construcción de vías que faciliten el uso de los mismos. No obstante esto ha traído consigo grandes problemas tanto en materia de movilidad, como de polución a nivel mundial; reflejándose en la salud del planeta y en sus habitantes.

Desde hace varias décadas, la bicicleta se ha utilizado con gran éxito en el continente europeo como un medio de transporte urbano, lo cual ha traído grandes beneficios que han mejorado la calidad de vida de sus habitantes. Recientemente en nuestro país el uso de la bicicleta, se ha implementado como un mecanismo a favor de la movilidad y la sustentabilidad, de la mano de las reformas urbanas en pro del Derecho a la Ciudad.

En consecuencia el uso de la bicicleta se ha convertido ya no solo en una recreación, sino también en un medio de transporte que cambia el ámbito urbano. Al constituir un sistema de movilidad más sustentable y eficiente, la bicicleta se ha convertido en una de las mejores opciones en movilidad para las grandes urbes a nivel mundial, que al mismo tiempo nos permite aprovechar nuestros tiempos de traslado y realizar la actividad física, que nos permita mantenernos saludables.

La bicicleta encuentra pronta popularidad entre los jóvenes que buscan un medio de transporte alternativo, que permita llegar a las escuelas y, o los trabajos. Gracias a la implementación de las ciclovías y los sistemas de bicicletas públicas se avanza contundentemente hacia otro modelo de movilidad en las grandes urbes.

No obstante, estas medidas también se han visto acompañadas de un cambio cultural, el cual no solo nos trae beneficios en el ámbito urbano, al reducir el tráfico y la emisión de contaminantes, así como los tiempos y costos de traslado, también ayuda a reducir los índices de obesidad y sobrepeso un problema de salud que afecta seriamente a nuestro país.

Sin embargo, independientemente del medio de trasporte que usemos, procuremos la tolerancia, seamos empáticos y veamos en esto, el comienzo de un cambio en cuanto amovilidad se refiere.

 

TEXTO ORIGINAL